Cayetano Santos Godino

El petiso orejudo

Su infancia

Fecha de nacimiento

October 13, 1896

Nació en Buenos Aires. Hijo de Fiore Godino y Lucía Ruffo.

Violencia familiar

1898

Su padre era alcohólico y había contraído sífilis antes del nacimiento de Cayetano. En consecuencia, el niño sufrió de graves enfermedades y de golpes por parte de su padre. Sólo tenía 4 años.

Abandono

1901

Cuando tenía 5 años ya tenía un comportamiento difícil. Lo habían echado de varias escuelas y para sus padres era un estorbo. Vagaba por los barrios porteños siendo apenas un niño.

Primer intento de asesinato

1904

Godino tenía apenas 7 años. Se llevó a fuerza de engaños a Miguel Depaoli, de casi dos años, hasta un baldío y allí lo golpeó para luego arrojarlo sobre un montón de espinas. Un policía que pasaba se percata de lo sucedido y lleva a ambos niños a la comisaría, de donde serían recogidos más tarde por sus respectivas madres.

Segundo intento fallido

1905

Godino agrede a Ana Nera, una beba vecina de apenas 18 meses. La conduce hasta un baldío en donde la golpea repetidamente en la cabeza con una piedra. Nuevamente es descubierto por un policía quien pone fin al ataque y lo detiene ―pero dada su corta edad―, es dejado en libertad esa misma noche

Su primera víctima fatal

1906

María Rosa Face de 3 años fue la primer persona que mató Cayetano. Tomó a una niña y la llevó hasta un terreno baldío sobre la calle Río de Janeiro, donde intentó estrangularla. Después la enterró viva en una zanja, que cubrió con latas. Las autoridades nunca encontraron el cuerpo, aunque existe la denuncia de desaparición de la niña.

Primer denuncia en su contra

1907

Godino fue denunciado por su padre al descubrir que había martirizado a algunas aves domésticas. En la denuncia, su propio padre expone que es imposible retenerlo, es rebelde y malvado con los vecinos.

Reclusión en la niñéz

1907

Estuvo recluido poco más de dos meses y después regresó a las calles. Deambulaba sólo o con malas compañías, por lugares peligrosos y con gran interés de prender fuego aquello que tenía en frente.

Segunda víctima fatal

1908

El 9 de septiembre de 1908 conduce a Severino González, de 2 años, a una bodega ubicada frente al Colegio del Sagrado Corazón. Ahí lo sumerge en una pileta para caballos cubriéndola después con una tabla para ahogar al pequeño. El propietario del lugar, Zacarías Caviglia lo descubre pero Cayetano se defiende diciendo que el niño había sido llevado hasta allí por una mujer vestida de negro, de la cual suministra señas particulares. Es conducido a la comisaría, de donde es recogido al día siguiente.

Ansiedad de hacer sufrir

1908

Seis días más tarde, el 15 de septiembre, en Colombres 632, quema con un cigarrillo los párpados de Julio Botte, de 22 meses de edad. Es descubierto por la madre de la víctima, pero alcanza a huir.

Preso con apenas 12 años

1909

El 6 de diciembre, Fiore y Lucía Godino vuelven a entregarlo a la policía. Esta vez es enviado a la Colonia de Menores Marcos Paz en donde permanece durante tres años. Mientras permanece encerrado acude a clases en donde aprende a leer y escribir un poco. La estancia de Godino en el reformatorio lo endurece. El 23 de diciembre de 1911 regresa a las calles; ahora es un criminal frío y terriblemente potenciado.

Adolescencia y juventud

Me gusta ver trabajar a los bomberos… Es lindo ver cómo caen en el fuego.

1912

Demuestra que es aficionado a ver el dolor en los demás. Se introduce en una bodega de la calle Corrientes y da rienda a otra de sus grandes pasiones; el fuego. El incendio que provoca tarda cuatro horas en ser sofocado por los bomberos.

Detención

1912

El 4 de diciembre de 1912 allanaron el hogar de los Godino y arrestaron a Cayetano. En sus bolsillos encontraron un artículo de periódico aún fresco que relataba los pormenores del asesinato y en sus pantalones restos del piolín con que había ahorcado a Gesualdo, su última víctima.

Tras ser detenido confesó cuatro homicidios y numerosas tentativas de asesinatos.

6 muertes en un año

1912

Mató a Arturo Laurora, Reyna Bonita Vaínicof, Roberto Russo, Carmen Ghittone, Catalina Naulener y Gesualdo Giordano.

Condena

1914

En noviembre de 1914 el juez en lo penal de sentencia Dr. Ramos Mejía absolvió a Godino considerándolo penalmente irresponsable y ordenó remitir las actuaciones al Juzgado en lo civil para formalizar su internación por tiempo indefinido y se lo recluyó en el Hospicio de las Mercedes, en el pabellón de alienados delincuentes. Allí atacó a dos pacientes: uno inválido en una cama y el otro en silla de ruedas. Después intentó huir. A raíz de la apelación de la sentencia la Cámara de Apelaciones en lo Criminal resolvió por unanimidad que Santos Godino fuera confinado en una penitenciaría por tiempo indeterminado, por lo que le trasladaron a la Penitenciaría Nacional de la calle Las Heras.

10 años después

1923

En 1923, se le trasladó al Penal de Ushuaia, Tierra del Fuego, conocida como la Cárcel del Fin del Mundo. En 1927 los médicos del penal creían que en las orejas radicaba su maldad, por lo que le practicaron una cirugía estética para achicárselas. Este radical tratamiento no tuvo resultados.

Prisión sin salida

1936

En 1936, Godino pidió la libertad y se la negaron: los dictámenes médicos elaborados por los doctores Negri y Lucero y los doctores Esteves y Cabred concluyeron que «es un imbécil o un degenerado hereditario, perverso instintivo, extremadamente peligroso para quienes lo rodean». De su vida de recluso se sabe poco. Apenas alguna anécdota como la siguiente: en 1933, consiguió detonar la furia de los presos porque mató al gato mascota del penal arrojándolo junto con los leños al fuego; le pegaron tanto que tardó más de veinte días en salir del hospital.

Su muerte

1944

Las circunstancias de su muerte, ocurrida en Ushuaia el 15 de noviembre de 1944 siguen siendo nebulosas. Se presume que murió a causa de una hemorragia interna causada por un proceso ulceroso gastroduodenal, pero se sabe que había sido maltratado y, con frecuencia, violentado sexualmente. Sobrellevó los largos días de la cárcel, sin amigos, sin visitas y sin cartas. Murió sin confesar remordimientos.
Según otros,[cita requerida] los policías del penal habrían comentado que Godino murió a mano de los reclusos, quienes lo golpearon hasta matarlo luego de que este matara a la mascota de los presos, un gato.
El penal de Ushuaia fue finalmente clausurado en 1947. Cuando el cementerio fue removido sus huesos ya no estaban.