El Imperialismo del siglo XIX

Main

Expansión colonial

1800 - 1914

Aunque comenzó a principios del siglo XIX, a partir de 1870 se produjo una expansión territorial sin precedentes de las grandes potencias industrializadas, movidas por factores económicos, políticos, ideológicos y demográficos. Éstas exploraron y conquistaron territorios en todos los continentes (África y Asia principalmente) y enviaron personas, capitales y productos industriales a todo el planeta. La superioridad técnica y militar les permitió imponer su ley y dominar fácilmente. El choque entre intereses imperialistas se convirtió en un rasgo característico de este período.

Guerra del opio (1º)

1839 - 1842

Fue un conflicto armado librado entre Gran Bretaña e China. El desencadenante del mismo fue la introducción en China de opio cultivado en la India y comercializado por la compañía británica de las Indias Orientales, administradora de la India. Esta sustancia constituía una importante fuente de ingresos para los británicos y servía para equilibrar su balanza de pagos con China al compensar el gasto de las grandes cantidades de té chino que Gran Bretaña importaba. El comercio del opio fue rechazado y prohibido por el gobierno chino, pero los ingleses siguieron vendiéndolo, hecho que llevó a la guerra. Ésta finalizó con el Tratado de Nanking (1842) que establecía el libre comercio de China con Inglaterra, a través de cinco puertos, así como a la cesión de la isla de Hong Kong durante 150 años. Este conflicto y su resolución a favor de Inglaterra facilitó la irrupción en el escenario de otras potencias como Estados Unidos, Francia y Rusia que forzaron a China a firmar diversos convenios llamados “Tratados Desiguales”. Como consecuencia, en 1860 China se vio apremiada a abrir otros once puertos al comercio exterior con el correspondiente menoscabo de su soberanía.

Segunda Revolución Industrial

1850 - 1914

A mediados del siglo XIX, el mundo entró en una nueva etapa de crecimiento. Los avances técnicos y productivos fueron un hecho incuestionable y por eso, muchos hablan de esta etapa como la "2º revolución industrial" (en realidad, se trató de un nuevo paso o una segunda fase del proceso industrializador). La era del hierro y el carbón dejó paso a la del acero, la electricidad, el petróleo y la química.
Además, se transformó el capitalismo y se consolidó el predominio de la gran industria y la gran banca, mientras que la tendencia a reducir los costos de producción, a fijar los precios y a eliminar la competencia hizo nacer lo que hoy conocemos como capitalismo financiero.

Guerra de Secesión estadounidense

1861 - 1865

Fue un enfrentamiento civil entre los Estados de la Unión (norte) y la Conferencia de los Estados del Sur (sur).
El conflicto giró en torno a dos grandes cuestiones: la esclavitud en los Estados del Sur y la polémica sobre la supremacía de los Estados de la Unión y las tasas protectoras que aplicaban a sus artículos.
Se enfrentó un estado del norte abolicionista, con intereses industriales y proteccionista contra el estado del sur esclavista, fundamentalmente agricultor que veía abusivas las tasas protectoras.
En los dos primeros años de guerra, la iniciativa fue tomada por el ejército de los Estados del sur. Ellos lograron el apoyo de Inglaterra, puesto que estos estados constituían los principales socios comerciales de la Corona, mientras que los estados del norte, más bien hacían competencia a sus industrias. Esta situación determinó la inclinación de Inglaterra a favor de los sureños, a quienes proveyó de armamento y apoyo financiero. Sin embargo, los estados norteños tenían avanzadas industrias que podían convertir en industrias de guerra. Además, su población era bastante mayor y, por lo tanto, su capacidad de reclutamiento de reservistas sería siempre superior. Esto determinó que los sudistas intentaran decidir rápidamente la guerra mediante ataques sorpresivos. De esta manera, las primeras victorias fueron para el ejército del sur (triunfó en Bull Run y comenzó a acechar Washington). El general confederado Robert Lee fue derrotado, sin embargo, en la batalla de Gettysburg (1863), que salvó definitivamente la capital de la Unión y marcó el punto de partida de la contraofensiva del norte. Ese mismo año, Lincoln declaró abolida la esclavitud.
En los dos últimos años de la guerra, el general nordista Grant conquistó el valle de Missisipi, dividiendo a las fuerzas confederadas en dos, unas al este, otras al oeste. Posteriormente, su compañero Sherman, otro general del ejército del norte, se dirigió hacia el Atlántico, para cerrar a las fuerzas de Lee. Sherman por el sur, y Grand por el norte, realizaron una operación envolvente a las fuerzas de Lee, acampadas cerca de Richmond. En 1865 Lee tuvo que capitular, además de ceder Richmond. Con esto se daba fin a la guerra.
La pérdida de los sureños culminó con la disolución de la Confederación del sur y el reingreso de los estados secesionistas a la Unión.

Paz Armada

1870 - 1914

Luego de la guerra franco-prusiana, ningún grave conflicto turbaba la paz en la Europa Central y Occidental. Sin embargo, se aglutinaban una serie de factores para que las potencias europeas iniciaran una vertiginosa carrera armamentista. Entre ellas: La aparición de dos nuevos Estados grandes (Alemania e Italia); conflictos entre los estados europeos durante la expansión colonial; un sentimiento nacionalista exacerbado y la guerra económica en un ambiente liberal, principalmente por Alemania e Inglaterra..
Todo esto creó un ambiente belicista, que obligó a las potencias a incrementar sus ejércitos y buscar alianzas para prevenir futuras agresiones. Así se constituyeron la Triple Alianza (1882) y la Triple Entente (1907).

Unificación italiana

1870

Este proceso se desarrolló a lo largo de varias décadas.
El nuevo reino italiano, al que se le unió tras un referéndum el Reino de Napoles, quedó constituido en 1861. La tarea unificadora se completó con la anexión del Véneto (1866) tras la derrota austríaca por los prusianos y la ocupación de los Estados Pontificios (1870) a pesar de la oposición del Papado. Roma se convirtió en la capital del reino de Italia y se creó el Estado del Vaticano, bajo la soberanía del Papa.

Unificación alemana

1871

El proceso de unificación se realizó en varias fases, como el italiano:
- 1ª fase: Guerra de los Ducados Daneses (1864)
- 2ª fase: Guerra Austro-prusiana (1866)
- 3ª fase: Guerra Franco-prusiana (1870).
Se culminó la unificación en 1871, cuando todos los Estados alemanes se unieron en uno sólo, el Imperio Alemán o Segundo Reich, bajo el cetro del rey de Prusia, el káiser Guillermo I, que fue coronado emperador en el Salón de los Espejos del palacio de Versalles.

Crisis de 1873

1873 - 1890

Europa entró en una fase de recesión económica. A partir de 1873, comenzó un descenso general de los precios, conocido como "la Gran Depresión". Además, en todas las ramas productivas fundamentales se produjo una crisis de sobreproducción. Las reservas de productos se acumularon, los precios bajaron y muchas industrias tuvieron que cerrar. Este fue el primer paso hacia la concentración industrial.

Conferencia de Berlín

1885

Fue convocada por Francia y el Reino Unido, y organizada por el Canciller de Alemania, Otto von Bismarck, con el fin de resolver los problemas que planteaba la expansión colonial en África y resolver su repartición. (Choque de intereses imperialistas). La Conferencia elaboró un acta que garantizaba el libre comercio y establecía los principios para ocupar los territorios africanos por parte de una metrópoli. Al finalizar, sólo un país africano conservó el derecho a preservar su independencia: Etiopía. (El Estado Libre del Congo tenía la calidad de posesión personal del rey Leopoldo II de Bélgica. Marruecos mantenía una independencia puramente nominal pues se hallaba en la práctica bajo ocupación militar de Francia y España. Liberia continuaba funcionando como un estado norteamericano en suelo africano.)

Guerra anglo-bóer

1889 - 1902

Los bóers eran holandeses nacidos en África, que se habían establecido en la zona de El Cabo a mediados del siglo XVII. Entre 1835 y 1845 tuvieron que marcharse de esos territorios ante la presión de los colonos británicos y se establecieron en las zonas más norteñas de Orange y Transvaal. Es en esta zona donde chocaron de nuevo los intereses de Inglaterra y los de los bóers.
El conflicto se inició tras el descubrimiento en 1886 de ricos yacimientos de oro y diamantes en estos territorios. Gran Bretaña además, por razones geopolíticas, tenía un elevado interés en unir el continente africano de norte a sur bajo su soberanía, en tanto que los bóers (además de otros pueblos como los zulúes), obstaculizaban esas pretensiones.
El desarrollo de la guerra pasó por diversas fases: desde las iniciales victorias de los bóers, cuyo presidente Kruger declaró la guerra a los británicos, hasta la derrota de éstos tras una sangrienta guerra de guerrillas. En 1902, por el Tratado de Vereeniging se puso fin a las hostilidades y los bóers quedaron bajo el dominio del Imperio Británico, aunque conservando algunas instituciones y formas de gobierno propias.

Incidente de Fachoda

1898

El choque de intereses entre Francia y Gran Bretaña originó muchas tensiones: Un ejemplo es el incidente o crisis de Fachoda, localidad enclavada en Sudán, donde coincidieron franceses y británicos que pretendían la construcción de un ferrocarril que uniese parte de sus respectivas colonias africanas. Para abrir camino y defender sus posiciones, los franceses enviaron desde el Oeste un ejército al mando del comandante Marchand, mientras que los británicos hicieron lo propio con tropas incorporadas desde Egipto al mando del general Kitchener.
La retirada de los franceses ante la inferioridad numérica de sus tropas permitió a los británicos controlar la región de Sudán, consiguiendo con ello el dominio casi ininterrumpido de los territorios que enlazaban el norte y el sur de África.

Primera Guerra Mundial

1914 - 1918