Evolución de la evaluación

Saarai Servién Hernández

Main

Test

1845

Horace Mann comienza a utilizar las primeras técnicas evaluativas del tipo «tests» escritos, que se extienden a las escuelas de Boston, y que inician el camino hacia referentes más objetivos y explícitos con relación a determinadas destrezas lecto-escritoras.

1897

1897

Aparece un trabajo de J. M. Rice, que se suele señalar como la primera investigación evaluativa en educación (Mateo y otros, 1993). Se trataba de un análisis comparativo en escuelas americanas sobre el valor de la instrucción en el estudio de la ortografía, utilizando como criterio las puntuaciones obtenidas en los tests.

1904

1904

Los tests psicológicos fueron donde los esfuerzos tuvieron mayor impacto, siendo probablemente la obra de Thorndike (1904) la de mayor influencia en los comienzos del siglo XX.

1920 - 1930

1920 - 1930

La década entre 1920 y 1930 marca el punto más alto del «testing», pues se idean multitud de tests estandarizados para medir toda clase de destrezas escolares con referentes objetivos externos y explícitos

1932 - 1940

1932 - 1940

Entre 1932 y 1940, en su famoso Eight-YearStudy of SecondaryEducation para la Progressive Education Association, publicado dos años después (Smith y Tyler, 1942), plantea la necesidad de una evaluación científica que sirva para perfeccionar la calidad de la educación

1950

1950

(Tyler, 1950), Expone de manera clara su idea de «curriculum»

1958

1958

Se promulga una nueva ley de defensa educativa que proporciona muchos programas y medios para evaluarlos.

1964

1964

Se establece el Acta de educación primaria y secundaria (ESEA) y se crea el National Study Comitte on Evaluation

1967

1967

Stake (1967) propuso su modelo de evaluación, The countenance model, que sigue la línea de Tyler

1967

1967

Suchman (1967) profundiza en la convicción de que la evaluación debe basarse en datos objetivos que sean analizados con metodología científica

1967

1967

Schuman (1967) ofrece un diseño evaluativo basado en el método científico

1969

1969

Marv Alkin (1969), que define a la evaluación como un proceso factual de recogida y generación de información al servicio del que toma las decisiones, pero es éste el que tiene que tomar las conclusiones evaluativas.

1970

1970

En España, los planteamientos de Tyler se extendieron con la Ley General de Educación de 1970.

1973

1973

La legislación de muchos estados americanos instituyó la obligación de controlar el logro de los objetivos educativos y la adopción de medidas correctivas en caso negativo

1975 - 1988

1975 - 1988

Daniel L. Stufflebeam, proponente del modelo CIPP (el más utilizado) a finales de los sesenta, desde 1975 a 1988 presidente del «Joint Committee on Standars for Educational Evaluation» y actual director del «Eva-luation Center» de la Western Michigan University (sede del JointCommittee) y del CREATE (Center forResearchonEducationalAccounta-bility and TeacherEvaluation)

1976

1976

La evaluación democrática de MacDonald (1971 y 1976), también denominada holística, supone la participación colaborativa de los implicados, siendo el contraste de opiniones de los implica-dos el elemento evaluativo primordial

1977

1977

La evaluación iluminativa (Parlett y Hamilton, 1977) tiene un enfoque holístico, descriptivo e interpretativo, con la pretensión de iluminar sobre un complejo rango de cuestiones que se dan de manera interactiva

1979

1979

Los estudios evaluativos deben conceptualizarse y utilizarse sistemáticamente como parte del proceso de mejora educativa a largo plazo (Alkin y otros, 1979)

1980

1980

Otra dimensión de la responsabilidad escolar nos la ofrece Popham (1980), cuando se refiere al movimiento de descentralización escolar durante los últimos años sesenta y principios de los setenta.

1980

1980

En la evaluación, se retienen las características del evaluador fruto de las tres primeras generaciones, esto es, la de técnico, la de analista y la de juez, pero estas deben ampliarse con destrezas para recoger e interpretar datos cualitativos (Patton, 1980), con la de historiador e iluminador, con la de mediador de juicios, así como un papel más activo como evaluador en un contexto socio-político concreto.

1981 - 1988

1981 - 1988

Los planes de evaluación deben satisfacer los cuatro requerimientos de utilidad, factibilidad, legitimidad y precisión (JointCommittee, 1981 y 1988).

1982

1982

Identificación de las audiencias (Guba y Lincoln, 1982):
•Agentes
•Beneficiarios
•Victimas

1982

1982

Propósito de la evaluación (Guba y Lincoln, 1982)

1983

1983

Para juzgar la calidad de la evaluación, se nos ofrecen tres enfoques que se denominan paralelo, el ligado al proceso hermenéutico y el de autenticidad. Los criterios paralelos: se denominan así porque intentan ser paralelos a los criterios de rigor utilizados muchos años dentro del paradigma convencional. Estos criterios han sido validez interna y externa, fiabilidad y objetividad. Sin embargo, los criterios deban ser acordes con el paradigma fundamentador (Morgan, 1983).

1985

1985

Consecución de facilidades y acceso a la información (Lincoln y Guba, 1985)

1986

1986

Otra manera de juzgar la calidad de la evaluación es el análisis dentro del propio proceso, algo que encaja con el paradigma hermenéutico, a través de un proceso dialéctico. Estos criterios incluyen los siguientes (Lincoln y Guba, 1986):
a) Imparcialidad, justicia
b) Autenticidad ontológica
c) Autenticidad educativa
d) Autenticidad catalítica
e) Autenticidad táctica

1986

1986

En la cuarta generación los criterios que se ofrecen son los de credibilidad, transferencia, dependencia y confirmación (Lincoln y Guba, 1986)

1989

1989

Ernie House (1989), un teórico y un práctico de la evaluación bastante independiente de corrientes en boga, también marcó el entronque social de los programas, pero se distinguía sobre todo por su énfasis de las dimensiones más éticas y argumentales de la evaluación.

1989

1989

Guba y Lincoln (1989) se refieren a esta evaluación como a la primera generación, que puede legítimamente ser denominada como la genera-ción de la medida. El papel del evaluador era técnico, como proveedor de instrumentos de medición

1994

1994

Stufflebeam (1994) nos dice que se deben tomar algunos criterios básicos de referencia como los siguientes: necesidades educativas, equidad, factibilidad, excelencia.

1994

1994

Ralph W. Tyler murió el 18 de febrero de 1994, superados los noventa años de vida, tras siete décadas de fructíferas aportaciones y servicios a la evaluación, a la investigación y a la educación en general.

1995

1995

Castillo y Gento (1995) ofrecen una clasificación de «métodos de evaluación» dentro de cada uno de los modelos (paradigmas), que ellos denominan conductivista-eficientistas, humanísticos y holísticos (mixtos).

1997

1997

Russell y Willinsky (1997) defienden las potencialidades del planteamiento de la cuarta generación para desarrollar formulaciones alternativas de práctica evaluadora entre los implicados, incrementando la probabilidad de que la evaluación sirva para mejorar la enseñanza escolar.