pigmentos

Events

PREHISTORIA

Approx. 200,000 b.c - 3000 b.c

En las pinturas rupestres los hombres hacían primitivamente sus trazos con los dedos, pasando luego a realizarlos empleando pinceles de plumas, juncos o de madera astillada, soplando sobre la pared. Usaban tonos negros, rojos, amarillos y pardos, obtenidos mediante la pulverización de arcillas rojas, de trozos de ocre amarillo y rojo mezclados con grasas, saliva o con jugos vegetales, y además, usaban pigmentos de óxido de hierro naturales para lograr el rojo profundo; otros usaban colores hechos con cal, carbón vegetal, ocres amarillo y rojo y tierra verde (ocre verde). Estos pigmentos eran extraídos de la tierra, compuestos de diferentes minerales pulverizados y mezclados con grasa animal, clara de huevo, extractos de plantas, cola de pescado e, incluso, sangre.

ROMA

753 b.c - 453 a.c

El arte romano se caracterizó por la imitación y continuación del arte griego. Aunque se sabe que los romanos desarrollaron la pintura sobre tabla, los restos pictóricos conocidos más importantes son de tipo mural, frescos protegidos con una capa de cera que avivaba los colores. Mostrando en sus pinturas un gran colorido y movimiento. En general, el mosaico es usado sobre todo para suelos, siendo en época bizantina cuando sustituya a los frescos en los muros. Al contrario de los griegos, los romanos explotaron una gama más amplia de colores quedando esto de manifiesto en las investigaciones hechas en las ruinas de Pompeya, en donde se han identificado a lo menos 29 pigmentos. Aunque ya conocían el empleo del aceite de linaza como medio fluido para la pintura, los artistas sólo lo utilizaron a partir del siglo XV. Conocían el añil, un pigmento azul que se extrae de la planta del mismo nombre; y el azul egipcio. La goma arábiga, la clara de huevo, la gelatina y la cera de abeja fueron los primeros medios fluidos que se usaron con este pigmento.

MESOPOTANIA

480 b.c - 300 b.c

Para ello utilizaron formas geométricas y es muy marcado el uso del cilindro y el cono en la representación de las figuras humanas, siempre con las manos en posición de rezo.
Hasta finales del siglo XIX apenas se conocía el arte mesopotámico, ya que es uno de los que menos obras se conservan, ya que utilizaban materiales poco duraderos, como el adobe y el ladrillo.
Uno de los géneros más conocido de este arte es la pintura en cerámica, la cual dió inicio con comunidades habitando cuevas a finales del periodo mesolítico y esta datada por lo menos, en el 6500 a. de C. Las primeras cerámicas no estaban decoradas y estaban hechas de arcilla local, marrón rojiza. Estas fueron seguidas en la misma zona por un grupo de cerámicas pintadas que proceden de alrededor del 5000 a. de C. La más corriente tenía dibujos pintados con motivos geométricos con pigmento rojo, sobre un engobe crema. Se usaba mucho colorido. Para la pintura de las vasijas pudieron haberse utilizado los mismos pigmentos derribados de arcillas locales de diferentes colores. Se utilizaban los métodos de trabajo a mano. Algunas vasijas se dejaban lisas, mientras que otras se decoraban, a veces con dibujos impresos, pero más a menudo de pinturas con arcillas y pigmentos con motivos geométricos sencillos. Uno de los pigmentos más tóxicos descubiertos en esa época fue el oropimente, el cual es obtenido a partir del sulfuro de arsénico.

EGIPTO

400 B.C - 30 B.C

los artistas egipcios empezaron a pintar los muros de las tumbas de los faraones con representaciones mitológicas y escenas de actividades cotidianas, como la caza, la pesca, la agricultura o la celebración de banquetes. Los pintores egipcios cubrían la superficie a pintar (madera, piedra), con una capa de estuco, luego realizaban el dibujo con color rojo, para después trazar el contorno de la figura con negro; esta preparación permitía que al contacto de los óxidos de la materia colorante con el soporte, se operara una reacción química, dando como resultado la fijación de los pigmentos. El empleo del color sigue un código cromático, al destinar un color distinto a cada tipo de figuras y objetos. De esta manera se usa el azul turquesa para las figuras de los dioses, el rojo para las figuras masculinas, el amarillo para las mujeres, el verde para la vegetación, el negro para los objetos y los jeroglíficos y el blanco para las ropas.
Los egipcios empleaban recubrimientos de temple hechos a base de caseína, clara de huevo, gelatina, cera de abeja, agua, goma arábiga, pigmentos minerales, óxidos de hierro, malaquita verde, amarillos a base de trisulfuro de arsénico, y el añil, un pigmento azul que se extrae de la planta del mismo nombre; además del famoso azul egipcio, descubierto en este tiempo.
Fueron las primeras mezclas que se usaron para aplicarlas sobre los muros, revestidos con una capa de revoco “seco” de cal. Estas técnicas fueron precedentes a la pintura al fresco o témpera.
La pintura estaba destinada a consolidar la idea de eternidad que para ellos simbolizan lo perdurable y lo sagrado. Hacían representaciones de dioses, ceremonias religiosas y escenas de la vida terrenal.

GRECIA

30 b.c - 401 ac

Caracterizándose por la búsqueda de la belleza ideal. Empleando la impresión del contraste de luces y sombras (claroscuro), y valiéndose del diferente espesor de las sustancias colorantes aplicadas, introdujeron la técnica de la encáustica, que consiste en una pintura mural que usa cera para fijar los pigmentos sobre el muro. Con excepción de algunos fragmentos, no hay vestigios de los murales griegos, debido a los materiales poco durables que utilizaron. Para los griegos, el verdadero arte debía expresar pureza y sobriedad, rechazando todo brillo y resplandor, por lo cual sólo ocupaban cuatro colores: blanco, amarillo, rojo y negro azulado. (Durante los tres primeros períodos, las cerámicas guardaban su color natural claro con algunos motivos negros). También se negaban a cualquier mezcla de colores porque ello significaba conflicto, cambio, putrefacción, por lo cual preferían el método al encausto. Los pintores griegos emplearon colores al agua para pintar grandes murales o vasijas decoradas.

PALEO-CRISTIANO ROMANO

200 a.c - 600 a.c

La pintura muestra la búsqueda de un nuevo lenguaje plástico que diera satisfacción a las nuevas necesidades espirituales, los artistas deseaban expresar en forma clara y sencilla la doctrina, y es así como empezaron a surgir signos y símbolos que posteriormente formarían parte esencial de la iconografía cristiana. Las pinturas paleocristianas que han sido rescatadas hasta nuestros días datan de los siglos III y IV y son frescos de catacumbas, en los que se presentaron escenas del Nuevo Testamento, cuya característica son las estilizaciones y convencionalismos artísticos procedentes del mundo clásico. Entre las obras más extraordinarias de este periodo paleocristiano se encuentran los mosaicos del siglo VI de las iglesias de Ravena, Italia, destacando los de San Vital. Detrás de cada imagen estaba oculta la presencia divina .Los pigmentos en este arte casi no fueron utilizados, sin embargo, en las pinturas que sí hicieron uso de ellos, se encontraban primeramente monocromos, en blanco y negro, y después como la gama de pigmentos que la naturaleza ofrece en sus minerales y piedras, creando composiciones policromas de suntuosa belleza; emulando a los romanos.

VEGETAL

1200

En este tipo de pigmento se encuentra el índigo o añil que se extrae
de las hojas de unos vegetales que crecen en la India, Sumatra y América
Central. Fue utilizado en Egipto y en la Grecia Clásica y se aplico en pinturas,
tejidos, y en la cerámica. El azul índigo fue traído a Europa por Marco Polo en
el 1200, y en Europa los artistas lo utilizaron para las técnicas del óleo, el
temple y la acuarela.

REVOLUCIÓN INDUSTRIAL Y CIENTÍFICA

1900

La revolución industrial y científica propició una gran expansión en la gama de
pigmentos sintéticos, que son fabricados o refinados a partir de sustancias
naturales, disponibles tanto para fines comerciales destinadas al diseño y la
industria como para la expresión artística.
Dentro de los descubrimientos del s.XIX, que permitieron mejorar la calidad y
permanencia de los colores artísticos destaca la creación del pigmento malva
de Perkin, el primer tinte de anilina, y fue el primer pigmento comercial hecho a
partir de productos derivados del alquitrán de carbón. A partir de este tinte se
empezaron a obtener nuevos pigmentos sintéticos de gran calidad y
asequibilidad.

color púrpura

1908

Friedlaender descubrió que el material colorante del color
púrpura podía obtenerse también con el alquitrán de carbón. Actualmente no se
utilizan ninguno de los elementos anteriores para obtener este tono y se
recurren a procesos químicos.

ACTUALIDAD

2000

A principios del s. XX y con las consecuencias derivadas del desarrollo de la
industria fue necesario abordar al color de un modo objetivo y estandarizado.
De este modo se fabricaban productos en los que el color era objetivamente
identificado, medido, y probado. En Oriente, los pintores chinos y japoneses consideraban la permanencia del color como un requisito esencial de toda obra de arte. Los japoneses siguen
manteniendo actualmente los mismos tipos de pigmentos que en la antigüedad.
La mayoría de sus pigmentos son minerales, y unos pocos son vegetales
(índigo) u orgánicos (carmín). Esto hace peligrar la exposición continuada de la
luz hacia estas pinturas, la cual deteriora a estos pigmentos tendentes a la
fugacidad. Los japoneses solucionan estos problemas, evitando así el deterioro
de sus obras, enrollándolas y guardándolas en cajas individuales de madera,
exponiéndolas durante cortos periodos de tiempo.