Unidad Didáctica 4

Events

Los comienzos

1895

Los hermanos Lumière hicieron su primera proyección de cine en el Salón
Indio de París en 1895. En un rincón había un pianista que acompañaba las imágenes de la proyección. La función del pianista era más bien práctica, ya que
se pretendía tapar el molesto ruido del proyector.

Los años veinte

1920

En la década de los años veinte, el cine se convirtió en un espectáculo de
masas y los músicos fueron más necesarios que nunca. Dependiendo del presupuesto que tuviera un local contrataban a un pianista, un cuarteto de cuerda o una orquesta completa.

Los años treinta

1930

El click track consiste en hacer pequeñas incisiones en un copión de trabajo
del film, las cuales producen un pequeño clic (sonido) al ser proyectadas. El
director musical escucha estos clics y, gracias a ellos, ajusta el tempo de la interpretación. En realidad, viene a ser como la función de un metrónomo. Esto se aplicó en la película King Kong (1933).

Los años cuarenta

1940

La década de los cuarenta es la década dorada en la música de las películas
de Hollywood, donde se marcó el camino a seguir y una manera de hacer
cine que sería la «norma». Compositores como Steiner, Korngold, Newman
y Waxman desarrollaron un lenguaje romántico que fue la nota dominante
durante las dos décadas siguientes.

Los años cincuenta

1950

La II Guerra Mundial puso freno a esta época de prosperidad en el cine, sobre todo en Europa, que buscó un cine alejado de la estética «espectáculo» de Hollywood. Estos traerán aires nuevos al cine, con la introducción del jazz o de modelos que se apartaban de la escuela decimonónica europea.
Por otro lado, la televisión se convierte en el gran enemigo del cine, pero también sirvió para atraer a futuros talentos.

Los años sesenta

1960

En la década de los sesenta se produjo un cambio radical en el cine, lo que
afectó igualmente a las bandas sonoras.

Los años setenta

1970

Puede decirse que hay un antes y un después en el cine a partir de esta década. El conflicto entre música pop y sinfónica se pudo suavizar por cierta simultaneanidad de ambas. La vena más comercial siguió su evolución en películas con sonidos funk, como Shaft, con música de Isaac Hayes. O la música que escribía Lalo Schifrin para las películas de Clint Eastwood. Una vena más jazzística la aportó Dave Grusin en películas como Los tres días del Cóndor o Yakuza.

Los años ochenta

1980

En esta década, algunos de los compositores que ya se han tratado eran nombre consagrados. Al mismo tiempo, aparecieron compositores que siguieron con la tradición sinfónica establecida, pero aportando nuevas ideas.

Años noventa y nuevo siglo

1990

El musical es un género cinematográfico que se caracteriza por contener
grandes dosis de fragmentos musicales cantados o acompañados de coreo-
grafías. Ningún otro género cinematográfico es tan inequívocamente ameri-
cano como el musical. El cantor de jazz constituye el bautizo del género, con
su llegada al cine sonoro.