July Garcia

Events

Evolución de la constitución

Approx. 04/30/1984 - Approx. 02/14/1997

Muerte de Rodrigo Lara Bonilla

04/30/1984

Rodrigo Lara Bonilla (Neiva, 11 de agosto de 1946 - Bogotá, 30 de abril de 1984) fue un político y abogado colombiano. Fue Ministro de Justicia durante el gobierno de Belisario Betancur, cargo en el que se caracterizó por perseguir a los narcotraficantes del Cartel de Medellín, liderados por Pablo Escobar. En 1984 fue asesinado en el norte de Bogotá por sicarios de Escobar. Su muerte representó el inicio de una guerra sin cuartel entre el Estado colombiano y los grupos de narcotraficantes que se extendería por más de una década.

Toma de justicia

11/06/1985 - 11/07/1985

La Toma del Palacio de Justicia, en Bogotá, Colombia, también llamada Operación Antonio Nariño por los Derechos del Hombre, fue un asalto perpetrado el miércoles 6 de noviembre de 1985 por un comando de guerrilleros del Movimiento 19 de abril (M-19) a la sede del Palacio de Justicia, ubicado en el costado norte de la plaza de Bolívar, frente a la sede del Congreso y a una cuadra de la Casa de Nariño, la residencia presidencial. El M-19 mantuvo a cerca de 350 rehenes entre magistrados, consejeros de Estado, servidores judiciales, empleados y visitantes del Palacio de Justicia.3 Dicha incursión fue seguida de la reacción de la Policía Nacional y el Ejército Colombiano, rodeando el edificio e iniciando una operación de retoma del mismo que se extendió hasta el jueves 7 de noviembre de 1985.

Muerte del director del ESPECTADOR

12/17/1986

El director de El Espectador, Guillermo Cano Isaza, fue asesinado por dos sicarios al salir de las instalaciones de este diario, después de su jornada habitual de trabajo.

El crimen causó consternación y una inmensa oleada de protestas, así como inmediatas medidas por parte del gobierno para reprimir la acción de los violentos. Cuando se dirigía a su residencia del norte de Bogotá, Don Guillermo Cano recibió cinco impactos de arma de fuego, disparados por un individuo que junto con otro lo esperaba cerca a la entrada principal del periódico.

A las Siete y quince de la noche se produjo el crimen, cuando don Guillermo Cano, al timón de su vehículo, redujo la velocidad para girar hacia el norte, en el cruce de la carrera 68 con calle 22. Fue detectado sorpresivamente por un hombre que le estaba esperando en el extremo del separador central de la congestionada vía. Disparó sucesivamente sobre la ventanilla izquierda del conductor.

Muerte de Luis Carlos Galan

08/18/1989

Luego de recibir varias amenazas a partir del 23 de julio, un día después de la convención liberal en que Galán resultó elegido candidato del Partido Liberal, sale ileso de un atentado que no llegó a consumarse en Medellín el 4 de agosto de 1989 cuando se disponía a dar una conferencia en la Universidad de Antioquia.7 El atentado consistía en disparar con un lanzamisiles, lo que no ocurrió gracias a la denuncia de una ciudadana que reportó a tres hombres sospechosos dentro de un coche. En el fallido atentado se destacó el oficial de policía Valdemar Franklin Quintero quien inmediatamente llevó a Galán de vuelta al aeropuerto Olaya Herrera. Quintero sería asesinado por orden de Escobar el mismo día que Galán, 18 de agosto.8 Su atentado y muerte iba a ser programado días después en Ibagué, donde promocionaría su campaña presidencial.

Galán resultó asesinado el 18 de agosto de 1989 poco antes de comenzar su discurso en un evento público electoral en el municipio de Soacha, Cundinamarca

Marcha del Silencio (Séptima Papeleta)

09/25/1989

La Marcha del Silencio, en agosto de 1989, en repudio por el asesinato de Luis Carlos Galán fue el preámbulo. La inconformidad llegó a las aulas universitarias y en un encuentro de amigos plasmaron, en una servilleta, los puntos claves de lo que sería la revolución estudiantil de la llamada séptima papeleta, esa que abrió el camino para la convocatoria de la Asamblea Nacional Constituyente.Colombia vivía en zozobra. Los ciudadanos veían caer candidatos presidenciales, directores de medios, magistrados, políticos y personas de a pie bajo las balas asesinas y las bombas del narcotráfico y los paramilitares.

Vuelo 203 de Avianca

11/27/1989

El vuelo 203 de Avianca fue un Boeing 727-21 que explotó en pleno vuelo sobre Soacha, Colombia, el lunes 27 de noviembre de 1989. Las autoridades concluyeron que la explosión se había dado como resultado de una bomba, colocada por orden del Cartel de Medellín, al parecer iba dirigida contra César Gaviria, para entonces candidato presidencial, quien finalmente no había tomado el vuelo. El atentado tuvo un saldo trágico de 110 personas muertas; 6 de ellos conformaban la tripulación de la nave, 101 eran pasajeros y 3 personas perecieron en tierra. Por estos hechos fue condenado a cadena perpetua en los Estados Unidos Dandeny Muñoz Mosquera, "La Quica".1 Pablo Escobar nunca reconoció la autoría del delito.

Atentado contra el edifcio del DAS

12/06/1989

Ocurrió el miércoles 6 de diciembre de 1989 a las 07:32 A.M. Una poderosa carga explosiva que se calcula en 500 kilogramos de dinamita y camuflada en un bus de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, detonó frente a las instalaciones del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) en el sector de Paloquemao en Bogotá.1

En el hecho perecieron 63 personas entre funcionarios y transeúntes así como presumiblemente algunos de los encargados de la instalación del carro-bomba.

Las pérdidas materiales fueron cuantiosas, no sólo en el edificio -que quedó destruido en su fachada-, sino también en las casas y negocios aledaños. Más de 300 establecimientos comerciales de la zona de Paloquemao quedaron arrasados, edificios de departamentos, 15 corporaciones financieras, 15 bancos, más de 200 juzgados, 70 fiscalías y además se destruyeron los expedientes judiciales

Dejación de armas del M-19

8 de marzo de 1990

Se anunció el desplazamiento de los dos comandantes del M-19 desde Santo Domingo, Cauca, para establecer contacto con quienes firmaran el Pacto Político y demás dirigentes nacionales interesados en la paz. Se daría vigencia al pacto y facilitarían contactos políticos del M-19 para transformarse en partido político legal y poder participar en las elecciones que se avecinaban. Se explicaría el ideario del futuro partido para concretar la dejación de las armas y culminar el proceso de paz. La Comisión Técnica de la Internacional Socialista entraría a iniciar sus labores que incluían el inventario final de las armas, municiones y explosivos de que se haría dejación, como hecho preparatorio del acto en el que la Internacional Socialista recibiría las armas y el material de guerra dejado en sus manos por el M-19.
El jueves 8 de marzo de l990, a las 3 de la tarde, en el Campamento de Santo Domingo, Cauca, el M-19 hizo dejación de las armas para convertirse en movimiento político legal. Carlos Pizarro, conmovido, ante la orden de Carlos Erazo, ‘Nicolás’, expresó: “¡Por Colombia, por la paz, dejad las armas!”. En seguida Pizarro depositó sobre una mesa su pistola de 9 mm envuelta en la bandera de Colombia.

La 7 Papeleta

03/11/1990

Entre estos últimos surgió la idea de organizar una “Marcha por la Vida”, en la que, pacíficamente, los estudiantes expresaran su indignación ante la muerte del magistrado y ante las de miles de colombianos caídos en la narcoguerra.
Pero si la muerte de Galán en la noche del 18 de agosto en Soacha no estuvo en el origen de esa marcha, lo cierto es que sí significó un terremoto nacional que los universitarios sintieron y debido al cual la “Marcha por la Vida”, celebrada una semana después con participación de 15 mil estudiantes de todas las universidades de la capital, trascendió sus objetivos iniciales y se convirtió en el punto de partida de un proceso que, posiblemente, llegue a cambiar muchas cosas en la historia de Colombia.
Una afortunada coincidencia le dió al recién nacido movimiento un alcance inusitado. Mientras los estudiantes marchaban ese viernes 25 por la Carrera 7a y doblaban para bajar por la calle 26, desde el último piso del edificio Seguros Tequendama donde se encuentra el Club de Ejecutivos, medio centenar de directores, editores y jefes de redacción de periódicos, revistas y noticieros de radio y televisión celebraban un almuerzo de trabajo para discutir la situación nacional y preparar un comunicado.
De pronto, alguien se asomó por la ventana y alertó a los demás sobre las dimensiones de la marcha. Enrique Santos Castillo, editor de El Tiempo, dijo en su inconfundible acento cachaco: “Al fin estos muchachitos hacen algo distinto de tirar piedra. Hay que darles una mano”.
En efecto, el “Comunicado por la Vida”, redactado ese día por 11 universidades bogotanas recibió gran despliegue en los medios. Pero faltaba aún mucho trecho por recorrer. Como si de un día para otro millares de estudiantes hubieran despertado de un letargo prolongado, proliferaron las asambleas y mesas de trabajo en las que se discutía con el ardor típico de los 20 años. “Fue algo espontáneo, fruto de la crisis y de un sentimiento generalizado de rabia y de tristeza que nos obligaba a preguntarnos de qué valía ser jóvenes” recuerda Catalina Botero, bogotana de 24 años, estudiante de posgrado en derecho de los Andes.

Reglamento Interno

03/15/1990

Adelante de la primera sección plenaria la cual se aproba el reglamento interno, mesa directo, comisiones

Muerte de Bernando Jaramillo Ossa

03/20/1990

Siendo miembro del Senado de la República y candidato presidencial por la UP fue asesinado en Bogotá el 22 de marzo de 1990. Jaramillo se encaminaba junto a su compañera de ese momento Mariela Barragán y varios escoltas del DAS al Terminal Puente Aéreo de la ciudad de Bogotá, a pesar de haber recibido amenazas de muerte y tras no ponerse su chaleco antibalas, una vez en el terminal aéreo esperarían su vuelo con destino a Santa Marta donde tomaría vacaciones y prepararía su campaña. Un joven sicario paramilitar llamado Andrés Arturo Gutiérrez Maya lo esperaba y mientras estaba él al frente de una farmacia, el sicario sacó una Ametralladora Mini Ingram 380 y disparó contra el candidato; herido en brazos de su compañera le dijo a ella:

Mi amor... no siento las piernas. Estos hijueputas me dieron, me voy a morir. Abrázame y protégeme.

Votación a favor

05/27/1990

Votación de favor de convocatoria a la asamblea constitucional con un 98% de votos por el si, la cual fue contundente

Envio de carta

07/22/1990

Cesar Gaviria envia una carta a los lideres de distintos fuerzas politicas y se plantea la asamblea constituyente

Jaime Garzon

03/14/1993

Habla sobre lo que pasa en Colombia

Derechos Humanos

07/04/1996

sociales y culturales

Muerte de Carlos Pizarro

04/26/1998

Carlos Pizarro Leongómez (Cartagena de Indias, 6 de junio de 1951 - Bogotá, 26 de abril de 1990) fue un abogado, político y guerrillero colombiano. Máximo comandante del grupo guerrillero Movimiento 19 de abril (M-19) entre 1986 y 1990. Tras dejar las armas, firmar la paz con el gobierno y reintegrarse a la vida civil, fue asesinado el 26 de abril de 1990 siendo candidato presidencial por la Alianza Democrática M-19,1 movimiento político que surgió del grupo guerrillero M-19 tras su desmovilización.
El 26 de abril de 1990 Pizarro tomó un vuelo a Barranquilla durante la campaña presidencial siendo acompañado por los escoltas proporcionados por el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS). El sicario Gerardo Gutiérrez alias "Jerry" logró ingresar al mismo avión y en pleno vuelo sacó una ametralladora con la que disparó provocando heridas a Pizarro, quien murió horas después en una clínica.17 El sicario fue dado de baja por los escoltas.

Tras su muerte, una multitud colmó la carrera séptima de Bogotá con dirección a la Plaza de Bolívar. El 28 de abril, sus restos fueron sepultados en el Cementerio Central de Bogotá